aeroespacial
Aeroespacial

La ESA transfiere al INTA la propiedad de sus estaciones en Madrid y Maspalomas
Viernes 17-11-2017

Madrid.- La Agencia Espacial Europea (ESA) transferirá a España antes de acabar el año la propiedad de sus estaciones terrestres de seguimiento ubicadas en el Centro Europeo de Astronomía Espacial de la ESA (ESAC), en  Villanueva de la Cañada, Madrid, y en Maspalomas, Gran Canaria.  

Las antenas de Maspalomas y ESAC pasarán directamente a manos del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial español (INTA). Esta última se remodelará completamente y reanudará las operaciones en 2018 con una nueva licencia. Por su parte, la estación de Maspalomas lleva funcionando desde septiembre 2017 con un nuevo propietario y ya se ha utilizado para dar apoyo a la misión Cluster de la ESA, que es uno de sus primeros clientes clave.

Las organizaciones de España y Portugal asumirán así la provisión de servicios de seguimiento de satélites para una amplia variedad de clientes comerciales. Esta decisión forma parte de la estrategia de la ESA para fomentar la competitividad comercial en Europa sin perder de vista sus objetivos científicos fundamentales, para la reutilización de estas estaciones por parte de organizaciones externas.

También transferirá a Australia su estación terrestre en Perth.  Las tres estaciones objeto de la transferencia están equipadas con antenas parabólicas de 15 m de diámetro, aptas para misiones cercanas a la Tierra.

Los nuevos operadores podrán emplear las estaciones para ofrecer servicios de seguimiento de tipo comercial a clientes en todo el mundo, incluida la ESA. Ésta, por su parte, podrá centrarse en los estrictos requisitos técnicos de sus estaciones de espacio profundo, ubicadas en España, Argentina y Australia, y en operar un selecto grupo formado por otras cuatro estaciones.

“El traspaso de las antenas incrementa la competencia y la capacidad comercial en Europa, en beneficio tanto de la ESA como de sus socios comerciales”, señala Yves Doat, director de Infraestructura de Instalaciones Terrestres. 

“La ESA continuará desarrollando las nuevas tecnologías necesarias para la comunicación del futuro, incluyendo comunicaciones ópticas de muy alta velocidad, y la creación de redes con socios de exploración en la Luna, Marte y otros destinos en el espacio profundo”.

 “Con este planteamiento se mantienen y consolidan las futuras comunicaciones cercanas a la Tierra de la agencia mediante el apoyo comercial”.

El traspaso de la estación terrestre de Perth (Australia) es un caso que cabe destacar.  El regulador de telecomunicaciones nacional retiró la licencia de frecuencias de la estación en 2015, por lo que ésta no podía seguir funcionando en su ubicación. Una vez fuera de servicio, la ESA tenía que hacer frente al coste de desmantelarla y deshacerse de la estructura y el equipamiento técnico.

 “No obstante, el gobierno de Portugal presentó una oferta y, tras llegar a un acuerdo sobre el reparto de gastos para su desmantelamiento y transporte, la estación se envió a la isla de Santa María, en las Azores, donde se está preparando para volver a ponerse en servicio en 2018”, explica Yves Doat.

“A lo largo de más de tres décadas de servicio, las tres estaciones han contribuido en algunas de las misiones terrestres, científicas y humanas más importantes de Europa, y han servido de apoyo a los lanzadores que despegaban de Kourou”, añade Lionel Hernández. 

“Tiene sentido que sigan sirviendo a una base de clientes amplia y activa, ofreciendo con éxito apoyo a los operadores de vuelos espaciales de toda Europa”.

 




Aeroespacial


Actualidad Aeroespacial no se hace responsable de los comentarios de sus lectores


Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de actualidadaeroespacial.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.