aeroespacial
Aeroespacial

Primer vuelo del Stratolaunch, el mayor avión del mundo
14-4-2019

Mojave.- Stratolaunch Systems Corporation, fundada en 2011 por Paul G. Allen, completó el pasado sábado con éxito el primer vuelo del avión más grande del mundo, el Stratolaunch. Con un diseño de fuselaje dual, seis motores y una envergadura superior a la longitud de un campo de fútbol americano, el avión Stratolaunch despegó del puerto aeroespacial de Mojave.

Alcanzando una velocidad máxima de 189 millas por hora, el avión voló por dos horas y media sobre el desierto de Mojave en altitudes de hasta 17.000 pies. Como parte del vuelo inicial, los pilotos evaluaron el rendimiento de la aeronave y las cualidades de manejo antes de aterrizar con éxito en el puerto aeroespacial de Mojave.

"Qué fantástico primer vuelo", dijo Jean Floyd, CEO de Stratolaunch. “El vuelo de hoy avanza nuestra misión de proporcionar una alternativa flexible a los sistemas de lanzamientos desde tierra. Estamos increíblemente orgullosos del equipo de Stratolaunch, de la tripulación de vuelo de hoy, de nuestros socios en Scruped Composites de Northrup Grumman y del puerto aeroespacial de Mojave ".

El equipo de pruebas realizó ejercicios de prueba de aeronaves estándar. Los resultados iniciales de los puntos de prueba del sábado incluyeron:

-  Realización de una variedad de maniobras de control de vuelo para calibrar la velocidad y los sistemas de control de vuelo de prueba, incluidos dobletes de balanceo, maniobras de giro, empujones y flexiones, y deslizamientos laterales de rumbo estable.

-  Ejercicios simulados de aproximación de aterrizaje a una altitud máxima de 15.000 pies sobre el nivel medio del mar.

El avión Stratolaunch es una plataforma de lanzamiento móvil que permitirá el acceso de una aerolínea al espacio que sea conveniente, asequible y rutinario. El ala central reforzada puede soportar múltiples vehículos de lanzamiento, con un peso de hasta un total de 500.000 libras.

"Todos sabemos que Paul se habría sentido orgulloso de haber presenciado el logro histórico de hoy", dijo Jody Allen, presidenta de Vulcan Inc. y fideicomisaria de Paul G. Allen Trust. "El avión es un logro de ingeniería notable y felicitamos a todos los involucrados".

Básicamente, el avión Stratolaunch es una plataforma de lanzamiento voladora gigante, diseñada para lanzar satélites a la órbita terrestre baja. Su objetivo es ofrecer a los militares, a las empresas privadas e incluso a la Nasa una forma más económica de lanzar satélites al espacio. “Sea cual sea la carga útil, sea cual sea la órbita, llevar tu satélite al espacio pronto será tan fácil como reservar un vuelo de una aerolínea”, dijo Jean Floyd el pasado año.

El ancho del avión es de 117,3 metros, más ancho que cualquier avión del planeta. De morro a cola, mide 72,5 metros. Pesa cerca de 226.780 kilos. Es tan grande que tiene dos cabinas, una en cada fuselaje, aunque solo se usa una para volar el avión.

Una vez probado y certificado, el avión, que lleva un cohete cargado con un satélite, despegará de Mojave y ascenderá a una altitud de 10.670 metros. Allí, los pilotos lanzarán el cohete desde el avión en una trayectoria hacia el espacio. El avión luego aterrizará de regreso en Mojave, mientras que el cohete llevará el satélite a una órbita que va desde unos 480 kilómetros a 1.920 kilómetros la Tierra. El cohete despliega el satélite antes de eventualmente caer de regreso a la Tierra, desintegrándose en la atmósfera como un meteorito.

Aunque el coste del avión no se ha hecho público, se conocen otros detalles. Stratolaunch está hecho principalmente de material de fibra de carbono. Para ahorrar costes en el diseño de nuevos motores y trenes de aterrizaje, funciona con seis motores Pratt & Whitney, diseñados originalmente para Boeing 747. Su tren de aterrizaje, que incluye unas 28 ruedas, también fue diseñado por primera vez para los B747.

También puede ahorrar en costes de combustible, porque quema menos combustible que un cohete tradicional cuando despega de la Tierra. Entre otros beneficios, el mal tiempo no será un obstáculo. Las tormentas pueden demorar el lanzamiento de un cohete convencional, pero un avión simplemente podría despegar y volar sobre la tormenta o alrededor de la misma y luego lanzar el satélite.

Y los lanzamientos podrían producirse con mayor frecuencia y dentro de un marco de tiempo más rápido. No habrá que esperar más a que se abra una nueva “ventana” como ocurre con una nave espacial que despega de una plataforma de lanzamiento terrestre tradicional.

Si todo sale según lo planeado, Stratolaunch espera que el avión lance su primer satélite el próximo año.




Aeroespacial


Actualidad Aeroespacial no se hace responsable de los comentarios de sus lectores


Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de actualidadaeroespacial.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.