aeroespacial
Aeroespacial

Ubicados en Madrid y Barcelona Enaire agrupa los datos de los centros de control de la Península y Baleares en dos grandes centros virtuales
Martes 12-3-2019

Madrid.- Enaire ha introducido en la red de tráfico aéreo el concepto de centro virtual que la UE promueve para construir un Cielo Único Europeo más eficiente y seguro a través del programa SESAR, una de las iniciativas de I+D+i más ambiciosas del mundo en este ámbito. Así, dos grandes centros virtuales ubicados en Madrid y Barcelona centralizarán todos los datos y facilitarán los planes de vuelo a los seis centros de control de la Península y Baleares.

Hasta ahora, cada centro de control contaba con su propio centro de datos, que manejaba únicamente la información de los vuelos bajo su responsabilidad. De este modo, Enaire, junto con Indra, ha reforzado la resiliencia del sistema de gestión de tráfico aéreo español (Sacta), multiplicando la capacidad de los centros de control de la Península y Baleares para sobreponerse a una posible contingencia.

Disponer de dos centros de datos virtuales gemelos eleva la seguridad y capacidad de reacción en caso de que uno de ellos falle o necesite realizar cambios, ya que el otro servirá de respaldo y garantizará la continuidad del servicio.

Las tecnologías de virtualización y las posiciones de control remotas por conexión WAN, junto con la velocidad y confiabilidad de las comunicaciones digitales, han permitido desacoplar por completo el procesamiento de datos de las salas de control físicas.

La compañía ultima ahora los trabajos para que, además, las torres de los cuatro aeropuertos con más tráfico del país también reciban los datos para operar directamente de uno de estos dos centros virtuales.

La implantación de los dos centros virtuales se ha llevado a cabo en el marco del proyecto eCOS (Evolution of SACTA Operational Data Centre architecture) durante 2018, mientras que los trabajos para incorporar las torres se realizan dentro del proyecto eVEREST (Evolution of Remote SACTA TWR architecture), que acabará este mismo año.

El objetivo es conseguir que los sistemas de tráfico aéreo, como infraestructura crítica que son, ofrezcan una disponibilidad lo más cercana posible al 100%.

La nueva arquitectura del sistema de tráfico aéreo Sacta ofrecerá otras muchas ventajas además de reforzar la resiliencia: permitirá que todos los centros compartan la misma información para lograr una gestión completamente fluida; hará posible introducir mejoras y funcionalidades avanzadas de forma sencilla; reducirá costes en hardware, mantenimiento y consumo energético; aumentará la agilidad en la instalación de equipos; y reducirá el impacto medioambiental.




Aeroespacial


Actualidad Aeroespacial no se hace responsable de los comentarios de sus lectores


Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de actualidadaeroespacial.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.